Confesiones financieras de una administradora

25 mayo, 2021

El tema financiero siempre me ha constado trabajo. A pesar de haber estudiado en la Pacifico, una universidad con corte financiero sin duda, nunca logré sentirme “cómoda y confiada” con el tema.

He de confesar que jalé Conta I y el juego de negocios de Conta II fue mi peor pesadilla. Pasé Finanzas I a la primera por iluminación divina, iluminación llamada Karina, una de mis mejores amigas que estudio conmigo trasnochada tras trasnochada para que yo pudiera entender todo y aprobar.

La última gran catástrofe fue cuando en el curso final de finanzas, no cuadraba el flujo de caja que estaba entrelazado con unos 20 Excels… y en mi desesperación, de alguna forma “inconsciente”, en medio del laboratorio de informática, borré todo. Mi grupo se demoró 16 horas en reconstruir todo antes de la presentación final, y a mí no me dejaron volver a acércame al Excel nunca más…

Años después, descubrí gracias a mi primera chamba que viajar fuera de Perú era una cosa espectacular, era sumamente enriquecedor el intercambio con otras culturas, visitar lugares y que quería conocer cuanto país pudiera mientras mi economía personal lo permitiera.

Es en este momento tuve un “¡Ajá!”,
…y me di cuenta que si no ponía en orden mis deudas de la tarjeta y no ahorraba para mi siguiente “viaje soñado”,
¡No iría ni a la esquina!

En ese entonces, en la chamba tenía que controlar el presupuesto del área, en un formato ya listo y perfecto… así que “me copié” ideas de este formato para poder ordenar mis gastos mensuales. Tuve que aceptar que buena parte de mi salario se iba al impuesto a la renta y plantearme objetivos de ahorro porque tenía un objetivo fijo… conocer Disney en Orlando al que iría por primera vez a mis 28 años.

Fue aquí donde comenzó un nuevo hobby, el de hacer flujos financieros mensuales de mi vida, mis planes y mis objetivos personales. Aun tengo guardado mi Excel de cada año, lleno de colores y formulas. Me enorgullece decir que cada año perfecciono la técnica.

Nunca seré una “experta financiera” pero tengo amigos y colegas que sí lo son.
Cuando uno pierde el miedo a decir “No sé lo que estoy haciendo”, pregunta y pide ayuda, las puertas se abren. Me enviaban modelos de Excel, me sugerían que agregara un pie porcentual para ver en qué se me iba la plata, que “escondiera” mis ahorros en una caja municipal a plazo fijo, que aprendiera a pagar la tarjeta de crédito antes de la fecha de corte, entre otros….

Y así aprendí, a tener mi orden, mis Excels de color morado con letras divertidas y organizarme para vivir, ahorrar, invertir y tomar decisiones. Esto me da tranquilidad, sentido de control y me permite alcanzar, poco a poco, algunos de mis sueños.

Ahora que estoy 100% como emprendedora, la vida es distinta. Sobretodo la parte financiera, donde ya no existe un flujo de caja fijo y los ahorros se convierten en tu salvavidas, valoras de manera distinta cada gasto, inversión e ingreso.

A ver si adivinan quién se encarga de parte administrativa y financiera en
Master Talent?…….!

Autora: Talia Wertheman

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat