7 Tips para escuchar con más Empatía

1 junio, 2021

Vivimos épocas de opiniones polarizadas, a lo que se suma la poca disposición que tenemos a escuchar al otro. Mucha gente piensa que comunicar es: saber hablar. Cuando en realidad lo que más nos hace falta hoy en día es aprender a escuchar, con un interés genuino y con empatía. De hecho, está demostrado que las personas solo recordamos el 10% al 25% de lo que escuchamos.

Esta imagen representa, de forma irónica, discusiones que probablemente has presenciado (o en las que has formado parte) recientemente entre personas que no piensan igual:

Para uno, la figura es un 6 y siempre lo será, y para el otro, es un 9. Ambos podrían discutir defendiendo su posición hasta el punto de pelearse, mientras no hagan el esfuerzo de escuchar al otro, “ponerse en sus zapatos” y tratar de entender: ¿qué lo lleva a pensar así? Y es que a veces el ego nos hace pensar que nuestra perspectiva es la verdad absoluta, sin reconocer que dependiendo de dónde se vean las cosas, la percepción de la realidad puede ser muy distinta.

¿Y por qué a los seres humanos nos es tan difícil escuchar?
– Neurológicamente, estamos programados para hablar más de nosotros, antes que escuchar al otro. Está comprobado que hablar de uno mismo activa partes del cerebro relacionadas con el placer.
– Estamos más enfocados en ganar la discusión (nuevamente el peligroso ego), por eso escuchamos para contestar y no para entender. Y mientras el otro habla, nuestra mente prepara la respuesta que nos hará “ganar”.
– Preferimos captar atención vs prestar atención.
– La fantasía de la empatía, creemos que somos empáticos, pero en verdad no lo somos tanto como creemos.

El poder de escuchar de verdad, también conocido como escucha empática o activa, requiere un esfuerzo consciente y mucha práctica. Aquí algunos tips que nos ayudarán a escuchar con más empatía:

  1. Evita juzgar: No saques conclusiones, porque estarán basadas en tus creencias y forma de pensar. Si escuchas algo que te escandaliza, reconoce que te ha sorprendido pero no lo califiques de estupidez o locura.
  2. Demuéstrale que estás escuchando: no basta con hacerlo, demuéstralo. Usa refuerzos positivos verbales (como el parafraseo) y no verbales (mantén contacto visual, no cruces brazos) que hagan sentir a la otra persona escuchada.
  3. Respeta los silencios: No esperes el silencio para intervenir, opinar o cuestionar. Respeta las pausas, talvez la otra persona se anima a profundizar más.
  4. Evita aconsejar: La mayoría de personas preferimos encontrar nuestras propias soluciones, y sólo necesitamos a alguien que nos escuche y nos ayude a descubrirlas. Si de todas maneras quieres hacerlo, ofrece el consejo sin imponerlo.
  5. Evita aconsejar: Observa de verdad. Reconoce el mensaje oculto en el lenguaje paraverbal y no verbal.
  6. No interrumpas: o dicho en sencillo, ¡cállate! No solo a tu boca sino también a tu mente. Enfoca todos tus sentidos en escuchar.
  7. Haz preguntas: Idealmente preguntas abiertas, para entender mejor a la otra persona. Usa preguntas cerradas solo reconfirmar cosas concretas y cerrar ideas

Y finalmente, muestra interés genuino, de lo contrario todo lo anterior será en vano.

Si todos nos esforzáramos por escuchar mejor al otro, tendríamos una sociedad más empática y menos conflictiva. Reconozcamos que pensar diferente no nos convierte en enemigos, simplemente no hemos visto la vida desde su lado. Esforcémonos por escuchar para entender. El esfuerzo valdrá la pena.

Autor: Manuel Lassús

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat